¡Nace el Núcleo Comunista Libertario!

1373057_476670405829657_1230352800_n

Fruto de años de experiencia militante, formación política, producción teórica, organización autónoma y trabajo de base en territorios de la Sabana de Bogotá, nace esta organización política anarquista. Nosotras, estudiantes de universidades públicas, jóvenes, hijas de trabajadoras, desposeídas, antifascistas, antipatriarcales, anticapitalistas, remisas, antimilitaristas, habitantes de las periferias urbanas y revolucionarias convencidas, hemos decidido impulsar un nuevo referente organizativo para las luchas sociales y anarquistas en Colombia, América Latina y el mundo, que hemos denominado Núcleo Comunista Libertario (NCL).

El NCL nace como producto de un periodo de discusiones y vivencias que se han dado al interior de los círculos anarquistas organizados en la región durante los últimos meses. A pesar de la dispersión y la ortodoxia con la que se ha asumido el debate frente a la necesidad de una organización política anarquista, hemos decidido dar un paso adelante y concebir una nueva etapa donde el proyecto revolucionario anarcocomunista, en su conjunto, se ubique en una nueva dimensión que pase del aislamiento a convertirse en una real alternativa de lucha y resistencia para las clases oprimidas y desposeídas del país y el mundo.

Nos llamamos Núcleo, porque a pesar de nuestras apuestas estratégicas en el largo plazo somos conscientes de que este carácter, aún minoritario de nuestro proyecto, no es lo mismo que una organización específicamente anarquista de carácter nacional, que vendría a ser nuestro objetivo en mediano plazo. Nos definimos también por el Comunismo Libertario, reconociendo la rica tradición del movimiento anarquista y sus decantados filosóficos y políticos que se han cristalizado a través de las décadas en experiencias concretas de transformación, alimentada por los principios del anarcocomunismo.

Nuestra perspectiva histórica:

Somos herederas de las luchas de los pueblos libertarios que se alzaron en la Comuna de París (1871), en los sucesos revolucionarios en Rusia (1905 y 1917), en la insurrección de Kronstadt (1921), en la Revolución Mexicana y la liberación de Baja California (1910), en la construcción de la Makhnovichina y la avanzada del Ejército Negro en Ucrania (1917-1922), en la declaración del Manifiesto de Córdoba (Argentina, 1918), en la Comuna de Shinmin (Corea, 1928), en la guerra de guerrillas que impulsaron las anarcocomunistas Búlgaras (1918-1948), en la Revolución Española (1936-1939) y la posterior resistencia libertaria al franquismo a través de los Maquis, los Comandos Autónomos Anticapitalistas y el Movimiento Ibérico de Liberación, en la experiencia anarcocomunista francesa que apoyó la lucha de liberación de Argelia en los años 50, en la revuelta del Mayo del 68 en París, en el Cordobazo (Argentina, 1969), en la lucha anarquista en Uruguay y Argentina en los años 60 y 70, las luchas del Pueblo Mapuche en el cono sur latinoamericano, en el alzamiento zapatista de 1994, en las protestas en Seattle en 1999, en el Argentinazo de 2001, en las revueltas de Oaxaca, México (2006), en la resistencia indígena de los pueblos nativos amazónicos, en los movimientos de indignados alrededor del mundo en los últimos años, especialmente en las experiencias más radicales dentro de la primavera Árabe, en las recientes revueltas afrodescendientes en Estados Unidos contra el racismo, en las protestas contra el gobierno de Peña Nieto en México por parte de docentes y estudiantes, y en el actual desarrollo de una Revolución Social en los territorios de Kurdistán. En ese mismo orden de ideas nos reconocemos dentro de los aportes de militantes anarquistas y organizaciones libertarias tales como Mikhail Bakunin, Piotr Kropotkin, Lucy Parsons, el Partido Liberal Mexicano y los hermanos Flores Magón, Manuel Gonzáles Prada, Errico Malatesta, Camilo Berneri, la confederación Nabbat, Néstor Makhno y el grupo Dielo Truda, Emma Goldman, la histórica Federación Anarquista Ibérica, los Amigos de Durruti, la Federación Anarcocomunista Argentina y la Alianza Obrera Spartacus, la Federación Anarquista Uruguaya y Resistencia Obrero-Estudiantil, Resistencia Libertaria (Argentina), Murray Bookchin y su aporte teórico alrededor del municipalismo libertario, el Congreso de Unificación Anarcocomunista de Chile, la actual Federación Anarquista de Río de Janeiro (Brasil), el Frente Anarquista Organizado de Chile, la Federación Anarquista Rosa Negra de Estados Unidos y la más reciente creada Federación Anarquista del Rosario (Argentina).

Somos conscientes también que sobre nuestros hombros y trabajo territorial hay un acumulado de experiencias ácratas; así, reivindicamos a las diferentes iniciativas anarcosindicales y grupos anarquistas que existieron en las primeras décadas del siglo XX en Colombia, tales como el histórico Grupo Antorcha Libertaria de Bogotá, el Grupo Libertario de Santa Marta, la histórica Vía Libre de Santa Marta, la Unión Sindical Obrera, a militantes como Nicolás Gutarra, Luis A. Rozo, Carlos F. León, Juana Julia Guzmán y Raúl Eduardo Mahecha, como de igual manera compartimos de manera reflexiva experiencias más recientes como la publicación Base Obrera en los 70’s, los Herejes Utópicos y el Grupo de Acción Estudiantil de los años 80, el Proyecto Cultural Alas de Xue (1988-1998), Anarquistas al Kombate (principio de los años 90), la Coordinadora Libertaria Banderas Negras (2001-2005), el contemporáneo Grupo Antorcha Libertaria y el Colectivo Libertario Bandera Rojinegra de la Sabana de occidente. En nuestra memoria también tenemos presente a Antonio Camacho Rugeles, Beatriz Sandoval, Nicolás Neira y Augusto Tihuasusa, compañeras libertarias silenciadas por las balas asesinas del Estado Colombiano.

Nuestra propuesta revolucionaria también bebe de la rica tradición de lucha en Colombia, como la revuelta palenquera en los años 1600 impulsada por Benkos Bioho, la insurrección Comunera de 1781, la histórica lucha de los pueblos indígenas durante la Colonia y las primeras décadas de la república en regiones como el Caribe, la Amazonia y el Sur-oriente, las revueltas de artesanas sucedidas a finales del siglo XIX y principios del XX, el movimiento indigenista impulsado por Manuel Quintín Lame, las experiencias sindicalistas revolucionarias en los años 20 del siglo anterior, las luchas campesinas que se extendieron durante la época de la violencia, en las banderas que implantó el movimiento estudiantil de 1971 y la histórica Federación Universitaria Nacional, en las reivindicaciones construidas desde las clases oprimidas en el paro cívico de 1977, en la lucha indígena de larga data asentada en el Norte del Cauca y cristalizada a través del CRIC, en la tradición del sindicalismo clasista y combativo contemporáneo (especialmente en las bases de algunas centrales obreras), en la resistencia al gobierno Uribista y Santista por parte de los movimientos sociales, en las reivindicaciones por Verdad, Justicia y Reparación de las víctimas de crímenes de Estado, tales como las madres de Soacha, en la huelga de Corteros de Caña de 2008 y la Minga Indígena del mismo año, en el movimiento universitario que entró en asamblea permanente nacional en el 2011, en el Paro Nacional Agrario de 2013 y en las actuales luchas que se tejen en Catatumbo, en la liberación de la madre tierra en el Norte de Cauca, Arauca, el Gran Tolima y en la defensa del medio ambiente contra la arremetida neoliberal.

Nuestra lucha política:

Hemos identificado la etapa actual de la lucha social en Colombia en una dimensión de arremetida, en un periodo que podemos ubicar desde los últimos años del gobierno de Uribe y que inició con la huelga de Corteros de Caña y la Minga Indígena, movilizaciones que sucedieron en el 2008 y han generado las coyunturas que han marcado la contienda político-social de los últimos años. El fin del gobierno uribista y el comienzo de la etapa Santos añadió un elemento extra que cambió la correlación de fuerzas a nivel nacional en el marco estructural del régimen: los diálogos de Paz con las Farc-Ep.

A partir del 2011, los procesos sociales en Colombia han estado en constante movilización y han prefigurado hitos históricos que no se veían hace décadas, radicalizando demandas y proyectando banderas de lucha cada vez más antisistémicas en contra de la profundización del neoliberalismo que se manifiesta a través de las políticas privatizadoras en salud y educación, en la tercerización laboral, el libre mercado, el recorte de derechos a las desposeídas, el aumento del paramilitarismo y en la aceleración de la locomotora minero-energética en nuestros territorios y comunidades. Sin embargo, la lucha social ha resistido a pesar de tener todo esto en contra, del reformismo parlamentarista y del autoritarismo presente en la izquierda tradicional, muestra de ello han sido los diferentes paros nacionales y regionales (universitario, 2011; agrario, 2014; docente, 2015; proceso de resistencia indígena en el Norte de Cauca; 2015).

En este panorama, el movimiento anarquista ha crecido con fuerza a pesar de los reveses. En concreto, las comunistas libertarias hemos venido desarrollando militancia social coordinada desde el año 2011, haciendo énfasis especial en la inserción en universidades públicas, territorios periféricos de Bogotá y en la lucha juvenil contra el militarismo, por reivindicaciones feministas y contra el especismo. A pesar de este crecimiento, que aunque lento se ha dado con paso firme, los sectores del anarquismo social y organizado hemos caído en una dispersión patológica promovida por personalismos, sectarismos y falta de definiciones tácticas en coyunturas determinadas, primando un principismo que termina por aislarnos de la realidad concreta que se pelean las de abajo.

Desde nuestro grupo militante hemos propuesto que para superar esta etapa y poder dotar a las luchas sociales de una proyección más definida a través del trabajo de base y la inserción social, es preciso crear una organización de cuadros que actúe de manera disciplinada y coordinada, y sirva como catalizador de la autoorganización y conciencia dentro de los movimientos sociales al tiempo que desarrollamos en ellos una estrategia de acción libertaria, para extender los principios antiautoritarios impulsados desde frentes político-sociales que pongan en práctica la lucha comunista libertaria desde sectores específicos.

Así, hemos determinado una serie de principios políticos que rigen nuestra perspectiva militante:

a) El comunismo libertario como horizonte estratégico y transversal de toda nuestra acción política; b) La lucha contra el principio de autoridad, el Estado y el capitalismo; c) clasismo, combatividad y autogestión obrera y social; d) La acción directa organizada; e) la multisectorialidad social y unidad de las trabajadoras del campo y la ciudad; f) acción conjunta y coordinada de las revolucionarias contra el capitalismo; g) internacionalismo, antiimperialismo y anticolonialismo; h) feminismo, antipatriarcado y defensa de los derechos reproductivos y sociales de las comunidades divergentes sexualmente; i) interculturalidad y lucha contra el racismo, la xenofobia y cualquier ideología discriminadora; j) ecologismo social y revolucionario; k) trabajo de base, inserción social y acción participativa dentro de los movimientos sociales y, l) memoria, investigación acción-participativa, educación libertaria y popular, y formación militante integral;

Nuestra organización:

En oposición al proyecto organizativo trivial de los partidos políticos tradicionales, socialdemócratas y autoritarios que privilegian la verticalidad y la democracia burguesa sobre los principios libertarios, y teniendo en cuenta que se hace necesario crear una organización específicamente anarquista que tenga una inserción real dentro del movimiento popular y una incidencia clara en la lucha por otro modelo de sociedad, entendemos que el comunismo libertario debe configurarse como horizonte, praxis y principio transversal en nuestra lucha.

Tenemos presente que la sociedad libertaria por la que luchamos solo será posible si en las contiendas que libramos hoy, en nuestra cotidianidad y en la manera en que nos relacionamos con las demás se guarda una consecuencia marcada. De esa manera, los principios organizativos no son solo prácticas de nuestra organización sino que pretendemos extenderlas al conjunto de las comunidades oprimidas y los movimientos sociales que se encuentran combatiendo al explotador.

Recogiendo el inmenso legado teórico e histórico de individualidades y colectividades libertarias que han venido levantando barricadas ideológicas en contra de la opresión y por una sociedad más justa, igualitaria y antiautoritaria, decidimos beber del pensamiento organizativo de la tradición anarcocomunista que tiene como base los siguientes principios:

a) federalismo de abajo a arriba; b) horizontalidad y asamblearismo; c) autonomía y autogestión; d) acción colectiva, unidad estratégica y acuerdos tácticos; e) disciplina militante y responsabilidad colectiva; f) apoyo mutuo y solidaridad efectiva; g) ética libertaria; y, h) especifismo y dualismo organizativo anarquista.

Cuando asumimos como individualidades este tipo de organización político-revolucionaria, hemos optado también porque el elemento básico de nuestro proyecto sea un militante con una entrega real hacia la causa emancipatoria de las trabajadoras, y en general, de las desposeídas por el Estado y el capital. Así, para llevar a cabo nuestra estrategia, el NCL se compone de cuadros integrales que llevan a cabo una estrategia unitaria y actúan conforme a los principios políticos y organizativos enunciados anteriormente.

¡Por el Comunismo Libertario y la Revolución Social!

¡A unirnos desde abajo y a organizarnos en el combate y la rebeldía!

¡Se siente, se escucha, Arriba las que luchan!

Núcleo Comunista Libertario (NCL)
Junio de 2015

Un pensamiento en “¡Nace el Núcleo Comunista Libertario!

  1. Pingback: [Venezuela-Colômbia] Xenofobia, deslocamento forçado e patriotismo | abordaxe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s